Viralidad en las redes sociales: la nueva forma de hacer marketing

En la actualidad una nueva forma de hacer mercadotecnia digital está atrayendo la atención de los comerciantes y consumidores. Se trata de la llamada viralidad que hace referencia a la reunión de técnicas de marketing que buscan animar a los clientes a transmitir el mensaje publicitario de una marca determinada y de que éstos, a su vez, animen a otros y así difundir exponencialmente el mensaje, el producto o la marca.

Además esta tipo de campañas virales cuentan con las ventajas que proporcionan las nuevas herramientas de tecnología, conocidas como peer-to-peer, como redes sociales, salas y foros de chat, blogs y otros. Todos ellos en conjunto ayudan a que el mensaje se difunda a mayor velocidad y alcance a un mayor número de personas. Los grupos de interés de marcas pueden agruparse en plataformas virtuales para comentar y compartir experiencias, así como dar sus opiniones respecto a la marca, servicio o producto que los reúne y así poder decidir si sus esfuerzos son virales o no.

La mejor forma de lograr éxito para una compañía de marketing es lanzar una campaña viral creativa que atraiga a un grupo de interés de la marca y animar a que los miembros de éste compartan el producto o servicio entre otras personas ajenas al grupo.

Hoy en día un quince por ciento de las campañas que se lanzan en internet son virales y, de acuerdo con los expertos, este tipo de campañas tiene como principal objetivo conseguir la atención del mayor número de personas. Los métodos que utilizan son diversos, por ejemplo, videos, banners en línea y sobre todo aparición en redes sociales. En este caso es de gran importancia que el mensaje que se pretenda difundir destaque y sea claro.

Se recomienda que esta clase de campañas se diseñen partiendo de información que sea relevante y atractiva para el público, Es igualmente importante que sean agresivas aunque sin exceder un nivel de impacto permitido. Por ejemplo, si una campaña bombardea al público, es posible que se convierta en una verdadera molestia y el efecto se revierta, así que lo mejor es evitar la exageración en estas campañas. Se trata de que el público se interese en ella y de aumentar así las posibilidades de que compartan su mensaje.

Por último, estas campañas deben tener siempre presente que no se trata de crear un mensaje que resulte meramente entretenido para el público, es más bien necesario que atraiga la atención de éste y de pie a la conversación para que el mensaje pueda difundirse a través de ella fácilmente

Deja un comentario